“Sin la mujer, la vida es pura prosa” - Rubén Darío.






“Sin la mujer, la vida es pura prosa” —Rubén Darío. A veces sentimos que no hay palabras para describir y definir a la mujer; es un ser tan complejo, pero diseñado a su vez con ciertas cualidades específicas y maravillosas que la exaltan por encima del resto de la creación. Por esta razón deseamos dedicarle este precioso mes a aquella que es la dadora de vida por excelencia, que es capaz de realizar lo que se proponga y de hermosear los caminos que recorra. Aquella que ha sufrido tanto a lo largo de la historia, pero cuyo valor no se compara a ningún otro ni se halla en este mundo, sino en Alguien mucho mayor. ¡Lo dedicamos a ti, mujer!

La vida, desabrida



Por: Mente exuberante.
Cuando la vida es desabrida

Llegó el 2020 y comenzó un poco inusitado. Ni bien aterrizó el año cuando ya se hablaba de una posible tercera guerra mundial, y del terremoto en Puerto Rico que puso a República Dominicana en alerta. Esto solo fueron las gotas que derramaron el vaso. Años vienen y van, y siempre veo que la mayoría nos proponemos las mismas metas: rebajar, ser exitosos, dejar de procrastinar y un bonche de cosas más. Por esta razón, decidí no hacer ningún tipo de visón para esta temporada. Fue ahí cuando todo sucedió, en el momento en que todo a mi alrededor se veía como un chocolate aguado, y solo quería acabar la secundaria, vino a mi mente la pregunta, ¿por qué tus metas no se logran? Es que, mientras más forzamos, menos se da nuestro objetivo. Me cuestioné, ¿por qué se ve tan fácil en mi mente pero cuando lo pongo en práctica, es tan pesado y difícil? La respuesta está en que nuestro enfoque es erróneo, nuestro propósito no debe estar en “ser”, sino en “cómo convertirme en”, y créanme o no, esto hace la gran diferencia. Todo este cambio no empieza con tu exterior sino con el interior. En el instante en que tu foco de partida se oriente en conocerte, examinar cada parte que te compone y luego, con esto ya aprendido, vas a poder salir adelante con todo lo que te propones. Por consiguiente, he aquí 10 razones que te pondrán el cerebro patas arriba de CÓMO mejorar tu mentalidad cuando la vida te sabe desabrida:

1. Toma un segundo y ten un suspiro.
 A veces vamos tan apresurados en la monotonía de la vida que se nos olvida respirar. Así que, trata de conocerte, averiguar las cosas que te gustan y las que no, y las razones por la cuales las mismas, son de tu agrado o rechazo. Averigua tus defectos, porque estos te ayudarán a vencer grandes batallas en un futuro. Este primer paso en uno de los más importantes ya que verás tu lado vulnerable y con ese, es que vamos a trabajar. 

2. Para poder mejorar tu forma de pensar tienes que PERDONAR. 
Vivimos guardando rencor en nuestros corazones, el cual a largo plazo, consume nuestra energía y optimismo, y nos lleva a dejar de pensar con coherencia. El odio es un cáncer que mata nuestra esperanza. Es un obstáculo para poder evolucionar como seres vivientes. 

3. Todo en nuestra existencia se trata de ver los retos como una oportunidad de probarnos de manera singular de que soy capaz de hacer lo que me proponga.
 Nuestra meta no es que los demás vean y me elogien, sino de yo mismo comprobar que soy un ser hábil y apto para hacer aquello que me haya propuesto. Utiliza la crítica a tu favor, no crees pena, sino conocimiento. 

4. Debemos modificar nuestro léxico. 
Comencemos a utilizar frases diferentes, como por ejemplo, cuando dices: “No soy bueno en fútbol”; aquí estás declarando que no sirves en ese deporte y que eso no va variar con el tiempo, sin embargo, si lo cambias por un: “Todavía no soy muy bueno en fútbol”, estarás reconociendo que en el momento no eres bueno pero en un futuro, lo podrás ser.  Nuestra proyección tiene poder en nuestro porvenir. Por tanto, transformar nuestro vocabulario, le dará PROPÓSITO a nuestra subsistencia.

5.  VÍVETE cada fase de la vida. 
Sácale el jugo a cada lección, no te apresures en “ser”. Comienza a disfrutar el proceso antes que el resultado. Todo toma y tiene su tiempo. Si ves que los demás van tan rápidos como una carretilla, recuerda que todos tenemos diferentes plazos al frente del cronómetro. Tal vez lo que les funciona a ellos, a ti no y viceversa. Tu finalidad no es hacerlo veloz sino aprender a hacerlo bien.

6. Sé AMBICIOSO. 
Aunque muchos lo tomen como narcisismo, tenemos que ser determinados para poder llegar al límite. Hay que ser lanzados para poder crecer y todo esto se logra, siendo ambiciosos. Esto apoya nuestros propósitos y metas, debido a que nos hace permanecer hasta el final.

7. No seas EGOÍSTA. 
El egoísmo no te llevará a ningún lado que no sea a la infelicidad y al fracaso. DISFRUTA cuando otros estén arriba, tu época llegará, tranquilo.  APRENDE de los demás, ya sea de sus errores como de sus victorias. No lograrás salir adelante por ti solo, somos seres que fuimos creados para interactuar.

8. NO es solo tener talento, se trata de poseer DISCIPLINA.
Todo con el tiempo se moldea hasta llegar a su perfección. Deja de procrastinar porque no fuiste lo suficientemente suertudo para ser habilidoso en “esto” o “aquello”, eso no existe, ya que, sin sacrificio, NO hay GANANCIA. 

9.  ENTRENA tu entendimiento.
Tu mentalidad no es más que un músculo más de tu cuerpo que necesita crecer y madurar. La manera correcta de hacerlo es controlando tus PENSAMIENTOS. Tal vez creas que es imposible, pero lo cierto es, que de lo que alimentes tu mente, ya sea en las redes sociales, conversaciones, libros, entre otros, eso tendrá un gran papel en tu éxito. Es necesario que te rodees de todo lo que te haga DESARROLLARTE. Dile adiós a lo tóxico, pues eso pertenece al año pasado. 

10. Luego de haber leído todo esto, espero que hayas tomado nota. 

¿Donde estás, Patria, amada mía?


Por: Mente Salina
¿Dónde estás, Patria, amada mía?

Patria: muchos políticos y altos representantes del país haciendo alusión a ella, celebrándola con “dignísimo amor” y supuesta entereza, otros preparando actos ceremoniales en su honor y cantando himnos que la ensalzan (los cuales, en su insolencia olvidan por 12 meses). Asimismo, gobernantes homenajeando a la Bandera Nacional en solemnes cultos, mientras sus almas como estatuas la veneran y sus pies se levantan contra la Libertad que está escrita en ella; hacen referencia a nuestro Padre de la Patria pérfidamente, pues no honran los valores por los cuales feneció y luchó hasta su último hálito de vida; mencionan la integridad de nuestros héroes más osados para cubrir su propia desfachatez y así es como desde lo más elevado y glorioso, con desdeño tratan a nuestra preciada Patria.

Bien sabido es por todos que en tan solo unos pocos días, nuestro país estará conmemorando una fecha célebre que nos identifica como dominicanos, el 27 de febrero (día de la Independencia Nacional), no obstante, la infame realidad asoma a una fecha dolorosa de recóndita tristeza para un pueblo abatido por el estado turbio, abyecto y caótico por el cual actualmente atravesamos. Pues hay una nación sumergida en la injusticia, fraude y tiranía de aquellos que cínicamente han arrebatado los pilares democráticos que cimentan nuestra soberanía. De igual modo, en estos últimos días, indignación abismal ha abstraído al país, la cual nos ha llevado a alzar nuestras voces como símbolo de la incesable lid que algún día irá a tornarse en esperanza, independencia y excelsa libertad.

Extraño no sería preguntarnos: ¿dónde estás, Patria, amada mía? Puesto que no solo a lo largo de la historia, sino que incluso en el presente ella ha sido pisoteada, maltratada y humillada. Sin embargo, en Duarte tenemos ejemplo del inicio de una revolución que conllevó el derramamiento de sangre, pero que obtuvo como noble fruto una nación libre e independiente de toda potencia extranjera. Es incognoscible la manera en que aun aquellos que pertenecen a nosotros prefieren permanecer en la codicia, egoísmo y voracidad de sus corazones y negar así la Patria adorada que como madre tierna en sus brazos los ha amparado, por lo que nuestro flébil espíritu solo se puede compadecer de ellos. 

En medio del desconcierto y el caos que nos cercan, aún tenemos alas de esperanza para volar a lo lejos y llegar a los más alto de nuestra estimada Patria. Así que, no seamos de aquellos que ante el menor obstáculo desploman sus cargas para ser subyugados a la esclavitud. Más bien, continuemos irguiendo nuestros costados con nuestros pies firmes en la Patria que amamos, honramos y de la cual, hoy nos enorgullecemos con colosal regocijo.
La poetisa dominicana Salomé Ureña escribió en su poema “Ruinas”:
Lucha, insiste, tus títulos reclama: 
que el fuego de tu zona 
preste a tu genio su potente llama, 
y entre el aplauso que te dé la fama 
vuelve a ceñirte la triunfal corona.
Que mientras sueño para ti una palma, 
y al porvenir caminas, 
no más se oprimirá de angustia el alma 
cuando contemple en la callada calma 
la majestad solemne de tus ruinas.