6 Razones Para No Ir a la Universidad

por Mente Negra y Mente Lila





En menos de un año nuestra promoción se gradúa de secundaria.
Una década y tal vez un poco más a la que despides.

Muchas emociones confluyen: miedo, curiosidad, aprehensión…
¿No te sucede cuando piensas en “el futuro”?

La duda se apodera de ti y millones de preguntas asaltan tu consciente. Algunas son tan sencillas como, “¿venceré mi timidez y podré conocer personas o participar en clases?”

Mientras otras te sacuden, te retan, te asustan.
“¿Qué será de mí? ¿Y si no puedo con la presión de la universidad? ¿Y si mi carrera no resulta como yo la concibo? ¿Y si no consigo empleo y no puedo pagar mis préstamos? ¿Y si esto no es realmente lo que me apasiona? ¿Y si luego no puedo levantarme todos los días a ejercer lo que estudié porque me apresuré?”

Lo cierto es que la universidad nos parece, si no a todos, pues a la gran mayoría, como el paso “lógico” luego de recibir el diploma y lanzar tu birrete al aire.
En realidad no pausamos y no analizamos.

 ¿Qué nos gusta? ¿Qué nos apasiona? ¿Cuáles son nuestras debilidades? ¿Cuáles son nuestras fortalezas? ¿Qué clase de persona me gustaría ser? ¿Cuáles son mis metas?


Conocernos a nosotros mismos: nuestros deseos, circunstancias y carácter, es el primer paso antes de sumergirte en una infinita pila de aplicaciones universitarias y alistarte para lo próximo que debes “tachar de tu lista profesional”.

Detente y piensa. ¿Realmente es la universidad para mí?

Aquí te dejamos seis razones por las que, tal vez, solo tal vez, podrías escoger otra ruta.





  1. SI NO ES UNA ELECCIÓN

Asistir a la universidad es una decisión personal que resulta de una indagación. 

Trazarse preguntas y metas, decidir qué quiero primero para después descubrir cómo obtenerlo. 

No es sencillamente, bueno, me gradué de secundaria, ahora debo ir a la universidad. No sé qué quiero ser ni estudiar y eligen cualquier carrera, sin una razón.

No asisten por vocación, sino por desesperación.

Existe la presión y una expectativa social de que justo después de graduarse es obligatorio asistir a la universidad.
Tomarse un año para aprender un idioma, trabajar, tomar cursos y talleres para conocer qué te gusta o viajar, son generalmente percibidos como una “pérdida de tiempo”. 

Podemos establecer que el tiempo es ilusorio, se puede estar perdiendo el tiempo mientras se está en la universidad, sobretodo si no encaja con tus aspiraciones, o si estás durmiendo en la clase de estadística.

Perder el tiempo puede tener otros nombres, como: cambiarse de carrera cuatro veces, retirar materias habitualmente, quemar materias repetidas veces o no empeñarse en aprender y conocer fuera de lo enseñado en las aulas. Ser autodidacta es importante para ser un buen profesional. 

En conclusión, asistir a la universidad es un compromiso que exigirá todo de ti, deberías estar seguro que el sacrificio valdrá el esfuerzo (no la pena).



2 . NO TODOS LOS TALENTOS REQUIEREN TANTOS ESTUDIOS

En el mundo actual, tan versátil, cambiante y conectado, hay muchas maneras de acceder al conocimiento y de maximizar tu potencial.

Debido a las redes sociales, cada vez más muchas personas están sosteniendo buenos ingresos desarrollando sus plataformas. 

Muchas personas descubren que un talento que desarrollan les construye una buena carrera sin necesidad de títulos universitarios. Estamos en la generación que ha conocido el auge de los YouTubers, los Influencers, los Bloggers y Vloggers, quienes crean una marca personal y viven de la misma; también, en la cual es más fácil que escritores, fotógrafos, diseñadores gráficos y demás vertientes de las artes plásticas o visuales puedan alcanzar más personas con su talento que tal vez adquirieron a través de cursos, talleres y tutoriales.

Incluso alguna habilidad, como cocinar u hornear, maquillar, saber diseñar cejas y hasta trenzar pelo, se están convirtiendo en oficios altamente lucrativos gracias a las plataformas sociales.

La dedicación, la determinación y el compromiso es aquello que define quién será eficiente en su área, no a qué universidad asiste o un título universitario. Los oficios y las vocaciones también son dignos, y para muchos de estos no se necesitan licenciaturas. 

El éxito, financiero o profesional, definitivamente no está definido por la asistencia a la universidad. Puedes desarrollar múltiples competencias necesitadas en el ámbito laboral por otras vías. 

El mundo laboral no solo se desenvuelve alrededor de las carreras ofrecidas en las universidades.



3. ES COMÚN NO EJERCER EL ÁREA QUE ESTUDIASTE

El mundo laboral está lleno de personas que estudiaron áreas diferentes en las que hoy trabajan. Si no, pregunta en tu colegio: muchos de ellos no estudiaron nada relacionado con educación.

Hay quienes dicen que existe un desequilibrio en cuanto a las habilidades ofrecidas por los profesionales que salen del sistema educativo y lo que realmente exige el mercado laboral.

A pesar de los viejos y confiados dichos de que la “universidad te prepara para la vida”, esto no es necesariamente un absoluto escrito en piedra.

El divorcio entre las instituciones académicas y la “vida real” está cada vez más marcado. El título no es suficiente y no te garantiza un empleo porque tal vez no desarrollaste las competencias necesarias con solo asistir a la universidad.

También existen aquellos que no disfrutan lo que estudiaron y luego de graduarse no saben qué hacer, pues se apresuraron. Por más que aquí en NuevaMente amemos el conocimiento y creamos que nunca está de más, buenas intenciones nunca pagaron deudas estudiantiles.

Sin embargo, la universidad es una buena herramienta si se alinea con tus metas, y nadie dijo que la vida era fácil, así que no dejes que miedos como no conseguir un buen empleo en tu  área te alejen de estudiar medicina, ingeniería, psicología o lo que quieras estudiar.

Pero, ¿asistes por pasión o desesperación? ¿conoces a dónde quieres ir o estás inscribiéndote en la universidad porque es el “paso lógico”?

Cuidado con tus decisiones.
Estás en una zona de peligro.



4. NO ESTÁS PREPARADO ACADÉMICAMENTE
Es posible graduarse y en realidad no haber logrado afianzar muchos conocimientos.

Sé honesto contigo mismo. Si en la secundaria, por razones de incapacidad o pereza, luchaste con muchas materias y tienes deficiencias considerables, tal vez la universidad justo al graduarte no sea tu mejor opción.

En vez de inscribirte y empezar a quemar materias, sería mejor afianzar tus conocimientos en esas áreas débiles antes de cursar estudios superiores, en caso de que tutorías no sean suficientes para resolver estos conflictos.

Esto no quiere decir que debes ser perfecto o recordar todo lo que estudiaste desde cuarto de básica para ir a la universidad, ni que si cojeas un poco en Física o Química la universidad no es para ti.
Sin embargo, cada quien debe ser honesto consigo mismo.

Si tus lagunas intelectuales son amplias, construye un puente, no navegues en yola (y no hagas “chivos”).



5. NO GARANTIZA UN ESTILO DE VIDA ECONÓMICAMENTE HOLGADO

Cada persona en el mundo tiene diferentes intereses que impulsan sus acciones.

Si para ti es importante el éxito financiero y no solamente seguir tu pasión, no pienses que conseguirás esto por simplemente asistir a la universidad.

 Sin mencionar los altos costos de la universidad, las grandes inversiones y las deudas, todos saben que graduarte de la universidad no garantiza altos puestos con múltiples beneficios.

Pueden pasar años de tu graduación y que todavía seas un Summa Cum Nadie.

No está mal querer aspirar a una mejor posición económica que en la cual creciste, pero los mejores ejemplos de ascenso social son los emprendedores y no los trabajadores.

Nos gusta alabar a personas como Steve Jobs, Bill Gates, Evan Williams y Mark Zuckerberg, por su valentía de perseguir un sueño e inmortalizar sus nombres en la historia.

Sin embargo, se nos olvida que Steve Jobs dejó el Reed College con 19 años para empezar con su empresa, Apple. O Bill Gates, quien comenzó la universidad de Harvard en 1973, pero abandonó dos años más tarde para fundar Microsoft a los 20 años. Incluso Evan Williams, fue a la Universidad de Nebraska-Lincoln y después de año y medio decidió abandonar para trabajar en fundar Twitter, Blogger y Medium, con 20 años también. Mark Zuckerberg la abandonó a los 20 años para hacer la explosión tecnológica social de mayor impacto: Facebook.

No obstante, cuando alguien nos dice que no se inscribirá en la universidad o que desea abandonarla por otros planes, le desdeñamos y lo tildamos de loco.


Locura es hacer lo que todos hacen sin escrutinio y esperar obtener lo que realmente quieres. Si vas a invertir en la universidad esperando ganar más en el futuro, detente. Un título universitario no garantiza un sueldo fijo de 6 cifras. Hazlo por pasión y amor, no porque crees que asistiendo serás millonario; podrías decepcionarte.


6. LOS PRÉSTAMOS ESTUDIANTILES SON ABRUMADORES

La universidad es costosa. Punto. Esto es un hecho de la vida.

A menos que tengas una beca completa y logres mantenerla por 3-5 años o provengas de una situación económica bastante holgada, las matrículas universitarias y todo lo que estas conllevan ascienden a cifras terroríficas.

El College Board, quienes muchos estudiantes conocen por sus pruebas estandarizadas para secundaria y admisión a la universidad, declaró que el promedio de matrículas y costos durante 2014-2015 en una universidad estatal privada sin fines de lucros de cuatro años está entre los US$9,139 y US$31,231. Estas sumas no incluyen precios de alojamiento o comidas.

Incluso si permaneces en la República Dominicana, los costos se reducen pero se mantienen elevados.

Algunas de las universidades más reconocidas del país, como son UNIBE, INTEC, PUCMM, UNPHU, APEC y Católica Santo Domingo, tienen un promedio de RD$29,400 a RD$51,600, RD$29,050, RD$45,000, RD$12,850 a RD$26,600, RD$21,120 y RD$10,490 o RD$13,730 por cuatrimestre, respectivamente, según una investigación conducida por el periódico HOY en el 2010.

Aunque a menudo los préstamos se consideran parte de la experiencia universitaria, es importante saber que al graduarte deberás pagar tus préstamos con intereses. Puede ser que al graduarte el trabajo que consigas no rinda como esperas o que no consigas trabajo inmediatamente.

Aunque tus padres planeen cubrir todos tus gastos universitarios, es considerado conocer lo que invierten en ti para que no malgastes su dinero.

En vista de los precios desorbitantes y el sacrificio que significa costear una universidad, cada quien debe estar seguro de que está tomando la decisión personalmente correcta y no simplemente la decisión socialmente correcta.

La universidad definitivamente no es para todos, porque la sociedad no debería ser un molde de galletas y las personas la masa de harina que se moldea. 

Somos todos diferentes y cada quien tiene un propósito y un camino. La universidad es una herramienta, no una camisa de fuerza. 

Puedes utilizarlo para impulsarte hacia tus metas, ser un experto en tu área y maximizar tu potencial en un área escogida.

Es bueno ir a la universidad.
Si es por las razones correctas.

7 comments

  1. Qué bueno que haya salido de los mismos estudiantes considerar este tema, la universidad no debe ser "una camisa de fuerza".
    Espero las próximas publicaciones : )

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Gracias por el apoyo, profe Massiel! Esperamos que siga disfrutando el contenido :)

      Delete
  2. Me gustó mucho la explicación del tema, es una realidad que las personas viven presionadas socialmente sin tener una dirección ni un enfoque, debemos establecernos metas antes que obligaciones forzosas. Bien hecho!

    ReplyDelete
    Replies
    1. A veces resulta difícil pensar por nosotros mismos en vez de seguir ciegamente esquemas sociales. Desafiar esto y a nosotros mismos es parte de ser una #NuevaMente. ¡Qué bueno que pudo disfrutar el artículo! Gracias, Rafael :)

      Delete
  3. Gracias, ahora veo mucho más claro, aprecio esto, no es como todas las demás páginas, de, si deberías ir por qué “conseguirás mejor empleo”, tal vez sea cierto, pero lo cierto es que seré un emprendedor, voy a leer como nunca antes sobre finanzas y desarrollo personal, para seguir ese camino, y bueno lo más importante de todo, gracias por el consejo. 👍🏻

    ReplyDelete