Experiencia Sinfónica

¿En qué inviertes tu tiempo y tus esfuerzos?


Fotografía de Dilean Muñoz 

por Mente Verde y 
Mente Abstracta

En ocasiones nos dejamos arrastrar por el trajín de lo inmediato. Llenamos nuestros horarios con tareas, actividades sociales, siestas, cumpleaños... Cosas importantes, cosas no tan importantes. Rara vez invertimos en algo que requiera esfuerzo, que demande sacrificios en nuestra agenda de entretenimientos. Eso lo dejamos para exámenes o cosas que “valgan nota”. Vemos al esfuerzo o sacrificio como intrusos en nuestros momentos de descanso. Después de todo, ¿quién quiere dedicar sus pocas horas de ocio a una tarea más, que para colmo es completamente opcional e “innecesaria”?

Sin embargo, un vistazo a nuestro alrededor nos sorprende con jóvenes que han decidido esforzarse e ir más allá de lo esperado. Estos jóvenes han visto el uso de su tiempo como una inversión― en sus propios futuros, en el arte, en la sociedad. 

Un total de 6 estudiantes de secundaria Logos están actualmente involucrados en un proyecto ambicioso y retador: la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil.

Entrevistamos a uno de estos jóvenes, Oscar Abréu, quien respondió nuestras preguntas con la pasión de alguien que ama lo que hace: crear música. Oscar tiene 17 años y cursa 5to de secundaria en el Colegio Cristiano Logos. Desde los 11 años de edad se dedica al violín, estudiando en la academia de música Soli Deo Gloria bajo la dirección de Alberto Rincón, el actual director de la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil (OSNJ). Oscar es el 5to atril en la sección de primeros violines de dicha orquesta. Comentando sobre su experiencia nos dice, “Para mi es más que un privilegio formar parte de un proyecto de la magnitud e importancia de este.” Pero no se trata simplemente de pertenecer a algo valioso. Para Oscar la misión de dicha orquesta es trascendental, “la OSNJ forma parte del Sistema de Orquestas Sinfónicas Nacionales Juveniles e Infantiles, que promueve la difusión de la buena música y fomenta los valores cristianos por el bien de nuestra generación y la nación.” En lo personal, expresa que su objetivo en formar parte de la orquesta es “contribuir a mi generación a través del trabajo que estoy haciendo en la OSNJ honrando el nombre de Cristo.”



Fotografía de Dilean Muñoz
El “niño verde” de la sinfónica, apodo que nació cuando una olvidadiza violinista no pudo recordar su nombre y lo llamó por el color de su camiseta, disfruta la variedad de géneros musicales presentes en la orquesta: “Una ventaja muy especial es la interpretación sinfónica de nuestra música autóctona y otros ritmos latinos, es para mí una forma nueva de abordar géneros musicales tan maltratados por la cultura popular como el merengue, la bachata, el mambo, entre otros.” Añade, “mi dominio del instrumento se ha incrementado así como mi entendimiento de la música en general, he aprendido a manejarme en ambientes profesionales,” hablando sobre una de las muchas ventajas de pertenecer a la OSNJ.

Pero su labor no es sin sacrificios. Sobre las dificultades que experimenta siendo parte de la orquesta Oscar expresa, “hay días en los que tengo que llegar tarde de un ensayo a hacer tareas, otras veces llego de un concierto muy tarde a la casa y al día siguiente tengo que levantarme e ir a la escuela ‘fingiendo que dormí ocho horas.’” Su horario es apretado, llegando incluso a afectar a otros en su familia. No obstante, la OSNJ “ha sido una herramienta para ayudarme a formar lazos con otros músicos que aman lo que hacen y me inspiran a mejorar en lo que hago.”

Concluyendo, una de las cosas que nos llamó la atención entre los comentarios de Oscar es que él ve más allá de la música que interpreta. Su experiencia sinfónica incluye las interacciones con sus compañeros, las actitudes que toma frente a los diversos retos, su disciplina y responsabilidad con los miembros de la orquesta, entre otros. El afirma, “un beneficio muy importante y particular es la forma en la que Dios en Su providencia me permite afectar a otros, no solo con la música, sino con el evangelio, al actuar y responder de una forma diferente ante las distintas situaciones. No solamente tengo la oportunidad de proclamar los valores cristianos, sino vivirlos y ejemplificarlos.”

Y es este espíritu que vemos en Oscar lo que nos da esperanza. Tenemos un enorme potencial entre nosotros, en nosotros. Dios nos creó a Su imagen, con la capacidad de crear e interpretar, de apasionarnos con el arte y la belleza que Él puso en este mundo. Podemos contrarrestar la ley del menor esfuerzo que impera en nuestra época y sacrificar e invertir en algo que trasciende nuestras labores diarias. Podemos aportar a nuestra cultura y nuestra sociedad, impactar y afectar a otros a través del arte.

Cierra los ojos. ¿Escuchas la música? Reflexiona sobre tu propia vida, ¿dónde estás invirtiendo tu tiempo y esfuerzo? Anímate a encontrar eso a lo que te puedas dedicar. Y disfruta.

4 comments

  1. ¡Excelente artículo! ¡Gloria a Dios por el esfuerzo que hacen en sus proyectos! Es de inspiración para nosotros sus lectores.

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Qué gratificante es escuchar eso! Que toda la gloria sea para Dios. ¡Muchas gracias por leernos, Annamarie!

      Delete
  2. "No solamente tengo la oportunidad de proclamar los valores cristianos, sino vivirlos y ejemplificarlos... ¿Escuchas la música? Reflexiona sobre tu propia vida, ¿dónde estás invirtiendo tu tiempo y esfuerzo? Anímate a encontrar eso a lo que te puedas dedicar. Y disfruta".
    ¡Excelente! Un artículo muy retador para jóvenes y adultos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Qué bueno! Eso queremos, retar a que cada quien se ejercite en ser una #NuevaMente. :) ¡Gracias profe!

      Delete