(Columba Periodística) Pequeños pasos.

Pequeños pasos                                                                        
Por: Mente Divergente.
     No sé de ustedes pero yo y la procrastinación tenemos muy buena relación. Muchas veces, me han dicho que la deje porque nuestra dicha relación es tóxica y sé que realmente no me trae nada bueno, sin embargo, me siento tan atraída a ella que las veces que he estado determinada y dispuesta a  sacarla totalmente de mi vida me encuentro abriendo una ventana en la web de cualquier cosa menos de lo que se supone que tengo que hacer. Me cuesta admitir que durante los últimos años me he propuesto romper nuestra relación y solo logro decepcionarme.  De igual manera, ¿cuántas metas nos hemos trazado los años anteriores y hemos roto indudablemente? Desde hacer ejercicio dos veces a la semana y comer saludable hasta hacer devocionales diarios y realizar las tareas temprano para acostarse a más tardar las nueve de la noche… Al empezar un nuevo año, la mayoría de nosotros nos sentimos desanimados al ver que nos trazamos metas que al final sabemos que vamos a romper o que no cumpliremos a cabalidad, no obstante, sé que si nos rendimos y no nos trazamos metas hay menor probabilidad de cambios en nuestras vidas. Por esto, he determinado alcanzar mis grandes metas a través de pequeños logros. Por consiguiente, les enseñaremos los “pasos” o “tips” que les pueden ayudar a transformar sus metas incumplidas en una realidad. 


  1. HAZ UN PLAN DE ACCIÓN

Seguramente ustedes, al igual que yo, después de trazarse metas no hacen nada para cumplirlas, es decir, no plantean su realización. Sin embargo, me he dado cuenta que así como un arquitecto para hacer un edificio hace los planos del mismo, nosotros también necesitamos hacer un plano de lo que queremos lograr y sobre todo, el cómo lo lograremos. Probablemente se sienten muy abrumados al oír estas malas noticias pues sé que la vagancia es un tema, pero la realidad es que decir que haremos algo sin anotar lo que exactamente queremos y cómo lo obtendremos serían planes sin algún tipo de respaldo. En otras palabras, para realizar una meta necesitamos hacer un plan de acción. Al principio suena muy complicado, pero hacer un plan de acción es básicamente anotar lo que harás para lograr esa meta en un lugar visible para recordar que eso es lo que quieres y eso es lo que lograrás. Es como tener una alarma que te ayudará a recordar lo que tienes que hacer. Esto no es solamente para escribir nuestras metas, sino para escribir esos hábitos diarios, semanales o mensuales que nos permitirán a alcanzar mis metas. 


  1. TEN UNA AGENDA

Tenemos que tener en cuenta que no nos podemos quedar satisfechos solo con un recordatorio de lo que hay que hacer pues ahora que tendrás el recordatorio debes cumplirlo. Por eso les recomiendo, por experiencia personal, tener un “bullet journal” o agenda en donde plasmen el plan de lo que harán e irlo tachando conforme lo vayan logrando. Esto es, que luego de proyectarte tus metas anuales, también elaboras metas mensuales para las cuales te trazas pequeños pasos que te impulsarán hacia tus metas. Créanme, que la satisfacción que uno siente al tachar una tarea y saber que lo estás logrando es inexplicable. El año pasado una de mis metas cumplidas fue: ser más aplicada académicamente ¿Cómo lo logré? Bueno, me propuse dar lo mejor en lo que pudiera y anotar las tareas que haría en la tarde y ver la fecha de entrega en la agenda. Me sentaba, tomaba mi agenda y la abría, la leía y analizaba lo que había escrito e intentaba no pararme hasta que todo lo que estuviera resaltado con marcador estuviera tachado. Fue así que rara vez no entregué una tarea a tiempo, puesto que me determiné a no dormir hasta que todo lo que era para el otro día estuviera listo. Después de hacerlo por varios días, utilizar mi agenda se volvió una necesidad y no hacer mis tareas se volvió todo un estrés porque sabía que esa meta determinaba mi futuro.


  1. CONSIDERA TUS SUEÑOS 

Aquí está el último consejo compartir con ustedes, recordar los sueños que nos motivaron en primer lugar y considerar nuestro futuro. Plantear lo que quiero ser, lo que quiero lograr y ver cómo no realizar mis metas me alejan de ello, tarde o temprano nos dará miedo. Pues todos queremos vernos de una manera en el futuro, pero ¿realmente estamos haciendo lo necesario para estar allí? Ciertamente quizá no sufrimos las consecuencias ahora en el presente, pero en el futuro las decisiones de hoy tendrán grandes consecuencias. Necesitamos saber hacia dónde nos dirigimos en la vida (nuestros sueños y aspiraciones), por tanto, considera tu futuro al planear cuáles serán tus metas este año, cómo las llevarás a cabo y cuál será tu motivación para lograrlas.

En conclusión, les exhorto enormemente a realizar y trazar esos pequeños pasos que sabemos serán sacrificiales y que los llevarán a cumplir sus metas y sueños. La vida no es un juego en el que logramos las cosas por arte de magia, es por ello que realizar nuestras metas conllevan un gran desafío, difícil pero totalmente posible. Es nuestro deber hacer lo que parece tan distante e inalcanzable, tangible por medio de ponerlo en un plano real que se ajuste a nuestro diario vivir y a la vez, ser perseverantes en esta carrera hasta llegar a la meta. No te olvides de que tus metas son posibles si tú verdaderamente te dispones a hacerlas una realidad. 



No comments